Cine

Harry Potter y el misterio del príncipe

harry-potter-and-the-half-blood-prince-20080718104907240_02

Dir. David Yates
Con Daniel Radcliffe, Michael Gambon, Jim Broadbent y Emma Watson

Película prescindible para quienes no aprecien los cinco capítulos precedentes, “El misterio del príncipe” sitúa a Harry Potter ante los dos grandes desafíos de la vida adulta: las chatis y el enfrentamiento definitivo entre el Bien y el Mal. Con este propósito, el director David Yates intenta recuperar la exuberancia esteticista de “El prisionero de Azkabán”, e introduce unas punzadas de romance adolescente que funcionan con extraña efectividad en el ambiente tóxicamente británico de la escuela Hogwarts. Por descontado, en lo hormonal, las chavalas van muy por delante de los torpes varones aprendices de mago. “El misterio del príncipe” es menos la sexta película de la saga que el anticipo del fin; es decir, un convincente preludio al Apocalipsis. Es también, con su narración densa y recargada, la más tolkieniana de todas las entregas. Un laborioso capricho de dos horas y media donde toman posiciones, antes de la Batalla Final, todas las piezas de este ajedrez saludable para la ficción juvenil de nuestro tiempo. Como no espabile, Harry, el Elegido que calza Converse, no sólo quedará como un pagafantas, sino que perderá su duelo con el Señor Tenebroso.

Publicado en ROCKDELUX nº 276

Anuncios
Estándar
Cine

Che. Guerrilla

guerrilla6

Dir. Steven Soderbergh
Con Benicio del Toro, Franka Potente y Joaquim de Almeida

Secuela necesaria y esquiva, “Guerrilla” apuntala el carisma de Benicio del Toro como el Che. Según Steven Soderbergh, si la primera parte se realizó por dinero, el objetivo de la segunda es el arte, y tiene el cineasta muy clara su estrategia, ya que sin duda esta película ofrece un sabor amargo no apto para todos los paladares. Si “El argentino” era una película de Hollywood, “Guerrilla” es cine indie. Densa, inmóvil, con una fotografía sucia de colores poco saturados, es una cinta donde el estilo de dirección austero y bello de Soderbergh adopta un lirismo gélido. “Guerrilla” es un concepto que sugiere dinamismo, pero esta película va de todo lo contrario: del tedio de la jungla, de la dificultad de organizar un ejército popular en un lugar donde la naturaleza incesante desborda cualquier gestión mínima. Parece también un ejercicio intensamente pudoroso de exaltación del Che, un personaje de extraña pureza que atraviesa las montañas curando enfermos, sufriendo de asma y exhibiendo la serenidad de quien sabe que va a morir.

Publicado en ROCKDELUX nº 272

Estándar