Cine

El invitado

Dirigida por Daniel Espinosa / Con Denzel Washington, Ryan Reynolds y Vera Farmiga

He aquí la paradoja de “El invitado”, una película que canibaliza muchos de los logros de la trilogía Bourne: si Jason Bourne era amnésico, el Tobin Frost interpretado por Denzel Washington es un agente memorioso que atesora en un microchip datos sucios de los últimos 30 años de la CIA y otros servicios de inteligencia. Es imposible no considerar la película de Daniel Espinosa a la luz de las adaptaciones de los best-sellers sobre el espía sin identidad creado por Robert Ludlum. Pero, además de un acelerado, esteticista, violento y polvoriento espectáculo de intrigas internacionales post-Bond y post-Bourne, “El invitado” integra reflexiones de actualidad sobre las wiki-filtraciones; es en esa tensión, entre el espectáculo mainstream alimentado con superestrellas y el afán de calzar comentarios sobre temas trascendentes, donde se resuelve el difícil meollo de esta película. Muy inferior al “Munich” de Spielberg como actualización de cierto cine político de los 70, “El invitado” cumple como artefacto al servicio del carismático héroe/villano Denzel Washington: con casi sesenta años, demasiado joven para su “Gran Torino”, pero lo bastante mayor para ambicionar su “Sin perdón”.

Publicado en ROCKDELUX en 2012

Estándar
Cómic, Cine

RDL 2011

EL PEQUEÑO CHRISTIAN

Blutch / Norma Editorial

Los que primero leímos “La voluptuosidad” pensamos que así eran todos los tebeos de Blutch (Estrasburgo, 1967): densos y fascinantes, infectados de tortuosas oscuridades eróticas, pero de nuevo en “El pequeño Christian” nos descacharra el autor con su humor cercano y chulifresco, con su vacile burlón. En “El pequeño Christian” se fabula Blutch a sí mismo, y recuerda con cachondeo su infancia de niño ácido, fantasioso y enamoradizo. Blutch fue galardonado con el premio al autor más importante en el Salón del Cómic más relevante de Francia, el de Angulême, en 2009. Poca broma, pues. En este volumen de Norma se recopilan las dos etapas de “Christian”, separadas por un paréntesis de diez años, y en ambas se palpa el regocijo del historietista ante su propia habilidad como dibujante.

————————————————————————————————————————————————————

PRISIONERO EN MAUTHAUSEN

Toni Carbos & Javier Cosnava / Edicions de Ponent

Novela gráfica inusual, necesaria, “Prisionero en Mauthausen” se inscribe en un ambicioso proyecto multidisciplinar impulsado por el escritor Javier Cosnava, a quien se describe en la solapa de este libro como “interesado especialmente por la Segunda Guerra Mundial”. Cosnava ya ha publicado novelas y cómics sobre el nazismo, y su aportación es muy pertinente, justo ahora, cuanto tanto se debate sobre memoria histórica: Mauthausen fue el campo de concentración donde terminaron muchos represaliados españoles. El guión recrea la cotidianeidad de barbarie que se debió respirar en ese campo, pero a pesar de su dureza no tensa la cuerda del sentimentalismo. Por su parte, el estilo cartoon de Toni Carbos aporta una distancia melancólica que recuerda a la obtenida por Osamu Tezuka en “Adolf”.

————————————————————————————————————————————————————

FLUJO

Dave Cooper / Ediciones La Cúpula

Los tebeos de Dave Cooper (Canadá, 1967), bestia parda de la belleza repugnante, resultan poderosamente personales, pero en “Flujo” además se siente la influencia pajillero-cotidiana de Chester Brown o Joe Matt, y hay algo de la sordidez ambiental de Daniel Clowes, y por supuesto la obsesión erótica que vertebra el libro es totalmente Robert Crumb. “Flujo” narra el arrebato de amor loco de un pintor treintañero por su modelo, una gordita vulgar, zafia, desagradable y chunga, que sin embargo a él le enciende la sangre y le nubla la razón. Publicado en 2003, este libro es una pequeña joya exclusiva, ya que el muy talentoso Cooper está por ahora retirado de los tebeos y ocupado con disciplinas más rentables como la ilustración infantil, la publicidad o los dibujos animados mainstream.

————————————————————————————————————————————————————

LA PROTECTORA

Keko / Edicions de Ponent

Resulta casi predecible definir a Jose Antonio Godoy, Keko (Madrid, 1963), de  superviviente y francotirador, pero ahí están su trayectoria y sus libros para dejar constancia del papel relevante que desempeña, desde los 80, en el cómic español de vanguardia. En “La protectora”, Keko parece querer crear una obra más narrativa que en sus libros anteriores, “Cuatro Botas” (2003) y “La casa del muerto” (2006), fascinantes experimentos esteticistas de reciclaje de materiales, pero no hay más que asomarse a esta pesadilla de afilados claroscuros para entender que es una coherente continuación. “La protectora” pretende ser una segunda parte de “Otra vuelta de tuerca”, de Henry James, realizada por un superdotado de lo gráfico que ha trabajado “desde la más absoluta falta de respeto por el autor y su novela”.

————————————————————————————————————————————————————

CONAN EL BÁRBARO

Dirigida por Marcus Nispel / Con Jason Momoa, Ron Perlman y Rose McGowan

De nuevo el “Conan” de 2011 reescribe el origen del personaje, y comete por tanto un error similar al del viejo y árido “Conan” de Milius y Schwarzenegger (1982). ¿Corrección política? Se suponía que Conan es un bruto noble sin demasiadas preocupaciones morales; pero los primeros minutos de esta versión están dedicados a generar un “origen secreto”, a otorgar al personaje un bagaje de injusticia que le transformará en un guerrero de maneras brutales –faltaría más–, pero recto y ecuánime. Por suerte, lo que parecía la “domesticación” de un arquetipo polémico se diluye en alguna reescritura del libreto, y quizás en ello ha sido clave Marcus Nispel, realizador de oscurísimas joyas como “Pathfinder” (2007) o las actualizaciones de “La matanza de Texas” (2003) y “Viernes 13” (2009). Gozosamente, Nispel sazona su película con numerosos pezones, violencia exacerbada, referencias indianajonescas y algún que otro bichejo lovecraftiano, importado directamente del background de Conan como fetiche de los pulp de los años 30 y de los cómics Marvel de los 70. Además del brío notable de Jason Momoa, este “Conan el Bárbaro” contiene mucha más diversión de la intuida en el primer cuarto de hora de metraje.

————————————————————————————————————————————————————

X-MEN: PRIMERA GENERACIÓN

Dirigida por Matthew Vaughn / Con James McAvoy, Michael Fassbender, Rose Byrne y January Jones

¿Y si un enérgico y juvenil Profesor Xavier hubiese dirigido a los X-Men primigenios? Un poco con ese argumento de episodio what if, el cineasta Bryan Singer –responsable de los dos primeros “X-Men” (2000 y 2003)— ha fabulado un guión donde instaura una emotiva nueva continuidad para los mutantes cinematográficos, que Matthew Vaughn ha interpretado en imágenes con un entusiasmo muy de fan. Entre el acelerado, divertidísimo e intrascendente Iron Man de Jon Favreau (2008 y 2010), y el Batman pretencioso y grandilocuente de Christopher Nolan (2005 y 2008), justo en medio de ese yin y yan de las posibilidades del género, se sitúa el emotivo capítulo sixties cool de Vaughn.

Metáfora y entertainment, “Primera generación” se pone dramática con la dualidad entre el idealista carismático James McAvoy y el dubitativo shakesperiano –en su justo medida— Michael Fassbender, pero por mucho que el Profesor Xavier y Magneto debatan sobre integración y/o secesionismo, la acción no se detiene nunca. Esta película parece cortada a medida de ese lema de los 70 que volvió míticos a los X-Men en los cómics: Odiados y temidos por un mundo que han jurado proteger.

La gran baza del film de Vaughn es, quizás, también su mayor tara: la acumulación de personajes superpoderosos. Tantos y tan bien diseñados: Zoë Kravitz como Angel, el divertido Banshee o el pérfido Sebastian Shaw –padre oscuro de un Magneto padawan seducido por el lado terrorista de la vida— constituyen un plus para el lector conocedor del universo mutante, pero en ocasiones se huele el teatrillo en los planos abigarrados de tantos actores disfrazados. En todo caso, conviene no perderse los cameos de Hugh Jackman y, sobre todo, de Rebecca Romijn, de nuevo como Mística, durante apenas un segundo de metraje.

Reseñas publicadas en ROCKDELUX durante 2011

—————

Estándar
Cómic, Cine

Adèle y el misterio de la momia

Dirigida por Luc Besson
Con Louise Bourgoin, Mathieu Amalric y Gilles Lellouche
2010

Aunque el encanto de los cómics de Adèle Blanc-Sec lo aporta, sobre todo, el estilo gráfico de Jacques Tardi, esta adaptación recoge con veracidad el concepto de aventuras sin tregua, folletín renovador y fantasía científica de baja intensidad de la serie original.

En esas nueve entregas de la Adèle de papel, el trazo de Tardi, limpio y levemente caricaturesco, cargado de expresividad, ha dado forma a una universo retro de fuerte sabor francés. La lúdica adaptación de Besson no oculta la pretensión de fundar una nueva mitología cinematográfica contemporánea que, de hecho, basa su valor diferencial en esa esencia francesa: en la piedra noble de un París muy reconocible, en los policías bigotones y torpes, en el almuerzo de huevos cocidos.

En Adèle y el misterio de la momia, la gran ficción global de nuestro tiempo se vuelve, por cinco minutos, europea. A pesar de los pezones de la encantadora Louise Bourgoin, esta película juega en la liga de Piratas del Caribe, Indiana Jones o –esta referencia solo la captarán algunos ex adolescenteros ochenteros- El secreto de la pirámide.

Publicado en ROCKDELUX

Estándar
Cómic, Cine

Tamara Drewe

TAMARA DREWE
Posy Simmonds

Sinsentido

El nuevo libro de Posy Simmonds (Berkshire, 1945) reitera el interés formal que ya despertó su premiado Gemma Bovery. En las páginas de Tamara Drewe conviven la literatura y el cómic, el texto y la secuencia de viñetas, y el resultado es algo que parece una novela ilustrada pero que, sin duda, es una novela gráfica. Se requiere un gran talento visual para guiar el ojo del lector por la página entre párrafos y dibujos, y que la lectura resulte tan fluida. Además de sobre la joven Tamara y su vanidad seductora, este cómic trata sobre la convivencia entre artistas, sobre la angustia con que algunos de ellos viven su creatividad y hasta sobre los devaneos adúlteros masculinos. Un muy británico retrato de ciertos personajes contemporáneos que conviven en la campiña inglesa.

TAMARA DREWE
Dirigida por Stephen Frears

Con Gemma Artenton, Roger Allam y Bill Camp

En origen, Tamara Drewe fue una serie de cómic que la dibujante Posy Simmonds publicó regularmente, a razón de una página semanal, en el rotativo británico “The Guardian”. Con un muy elaborado concepto de la narrativa secuencial, y amparada por el formato amplio de la página de periódico, Simmons jugaba a integrar secuencias de viñetas y textos literarios con un enfoque muy personal e innovador.

Por supuesto, en la adaptación cinematográfica, ese cómic formalmente brillante que se rompe y recompone en cada página ha quedado reducido a su pura excusa argumental. Y es una pena.

La película de Stephen Frears reproduce muy bien, y de hecho muy fielmente, algunos de los temas previamente abordados por Simmonds: la vanidad voluble de las chicas guapas, las quimeras seductoras de ciertos machos maduros o el ambiente de la campiña inglesa. Pero fracasa al abordar el otro gran tema de la novela gráfica original: la exploración sobre la escritura y sobre la angustia de la creación literaria.

Si ya el cómic convenía saborearlo a tragos cortos, la película expone un desajuste entre secuencias cómicas y dramáticas que, muy especialmente, puede desconcertar bastante al espectador.

Publicados en ROCKDELUX

Estándar
Cine

El libro de Eli / Fama

El LIBRO DE ELI
Dirigida por Albert y Allen Hughes
Con Denzel Washington, Gary Oldman y Mila Kunis

Artefacto de envoltorio esteticista y vocación evangelizadora, “El libro de Eli” es tanto una reactualización del western apocalíptico tipo “Mad Max” –que tanta tradición ha tenido en el cómic, con ejemplos como el “Jeremiah” de Hermann- como un revelador, inesperado y convincente tratado sobre la santidad. Hay una contradicción esencial en esta película: su violencia palomitera entra en conflicto con su mensaje religioso. Disfrazada de espectáculo de patadas y balas para el público de las multisalas, la película es, sobre todo, una reivindicación del vigor de las creencias religiosas, ya que postula la necesidad de la palabra de Dios para moldear y redefinir un mundo arrasado. Un mundo, el de Eli, que podría ser metáfora del nuestro. Casi no chirría el persuasivo diseño del personaje de Denzel Washington, uno de los santos más puros que hemos visto en pantalla, quien también maneja como nadie el machete mutilador cuando apremia la necesidad de autodefensa. A pesar de todo, el discurso no es una traba en “El libro de Eli”: sorprendentemente, su honestidad de sentida parábola seduce incluso al espectador no creyente.

————————————————————————————————————————–

FAMA
Dirigida por Kevin Tancharoen

Con Kay Panabaker, Naturi Naughton y Kherintong

Han pasado treinta años y la nueva “Fama”, como el café de los Starbucks, transmite el artificio de la marca, la impostura de la franquicia. A pesar de su esteticismo, en la original, que Alan Parker estrenó a principios de los 80, había algo que sería exagerado definir como underground o contracultural, pero que transmitía una veraz autenticidad callejera. Estos chavales de 2009 tienen todos los dientes bien puestos y, efectivamente, son muy especiales, pero hay algo que no suena verdadero en su vida de superación y sacrificio en el Nueva York post-Strokes. Brillante en lo formal, la película está claramente concebida para espectadores de las nuevas generaciones que no vieron el primer largometraje ni la serie posterior. Mantiene todas las claves que definieron a su predecesora: la ambición coral, el trenzado de historias donde cohabitan chavales que triunfan y que fracasan y, por supuesto, la calidad emocional de sus numerosas secuencias musicales. ¿Qué lleva a un artefacto cultural a generar versiones sucesivas, y hasta apócrifas, de ficción o de telerrealidad? En el caso de Fama parece ser la fascinación que desprenden los seres especiales, retratados en esa edad donde todo es futuro.

Publicados en ROCK DE LUX

Estándar
Cine

Corazón rebelde

Dirigida por Scott Cooper
Con Jeff Bridges, Maggie Gyllenhaal, Robert Duvall y Colin Farrell

A Jeff Bridges le han concedido el Oscar que le correspondía a Mickey Rourke. Se lo merece por los mismos motivos, y por un papel similar, pero la paradoja es que la categoría cinematográfica de “Corazón rebelde” palidece al recordar “El luchador”. A Bad Blake, el cantante y compositor de country venido a menos que interpreta Bridges, lo vuelve complejo su contradictoria naturaleza de artista. Es un hombre con un don que ha arruinado minuciosamente su vida por culpa de la botella. “Corazón rebelde” suena a cosas ya vistas o leídas, pero, a pesar de la aparente falta de ambición de su joven director, es una película que se enciende de vida con el trabajo de sus actores. No sólo Bridges toca la fibra: tanto la entregada Maggie Gyllenhaal, como Robert Duvall, e incluso Colin Farrell, le ponen carne a un puñado de personajes que son verosímiles porque viven el presente con el pasado pegado al cogote. Esta peliculita modesta y emotiva contiene las dosis justas de desgarro y redención. También, y es una pena, ciertos segmentos lamentablemente predecibles. El bienestar que produce su final tiene una explicación puramente emocional; y es que el country puede ser materia prima de alegría.

Publicado en ROCKDELUX nº 283

Estándar
Cine

Origen secreto

MILLENIUM 2. LA CHICA QUE SOÑABA CON UNA CERILLA Y UN BIDÓN DE GASOLINA
Dir. Daniel Alfredson
Con Noomi Rapace, Michael Nyqvist y Lena Endre

Con más incidencia en lo noir que en el enigma, este segundo Millenium matiza los roles de los protagonistas definidos en la primera entrega: se dulcifica la masculina Lisbeth Salander y se endurece el bondadoso Blomkvist. Los malos siguen igual de malos, pero es que esta ficción busca las vísceras del espectador. La beligerancia feminista de Stieg Larsson marca también esta nueva entrega, que cambia la crueldad del pasado por la del presente: las redes contemporáneas de prostitución ocupan el inicio de Millenium 2, antes de que la línea narrativa se diluya en esa otra más apetecible para el espectador, el origen secreto y violento de la esquiva Lisbeth. No se entiende el éxito masivo de esta serie, pero los responsables de su adaptación cinematográfica tienen clara la condición de su producto como franquicia estandarizada: no se nota en nada la mano del nuevo realizador. De Millenium se agradecen sus matices suecos, por anómalos: su extrañeza como género negro furioso en un país donde creíamos que todo era nieve y nórdica democracia idílica.

Publicado en ROCKDELUX nº 279

Estándar