Babelia, Cómic

Los lenguajes sin domesticar de dos ilustres

OjosQueVen_Pags 4b_

Hay dibujantes que se sientan al tablero como quien va a la oficina, y los hay que descienden con el lápiz y el pincel a cloacas de fascinaciones esteticistas, violentas, eróticas. También los hay que convierten lo cotidiano en una abstracción de caligrafía onírica. La buena suerte actual de la historieta española nos ha abocado a esta deliciosa situación: se reúnen en las librerías, este otoño, sendas novedades de dos autores imprescindibles, Keko (Juan Antonio Godoy, Madrid, 1963) y Micharmut (Juan Bosch, Valencia, 1953). Sus títulos respectivos, Ojos que ven y Solo para moscas. Ambos llegan con el sello de una editorial clásica del cómic adulto, Edicions de Ponent.

OjosQueVen_Pags 7_Bpsd

“Keko habita Olimpos que parecen frenopáticos”, anota Micharmut en el prólogo de Ojos que ven. Escribe el valenciano sobre el madrileño con profundidad, indagando en la densidad de los claroscuros que caracterizan a sus historietas. Keko comenzó a publicar muy joven, en las revistas Madriz o Medios revueltos, y durante años ha permanecido como un francotirador de elegantísima y tortuosa mirada en escenarios editoriales alternativos, como la revista NSLM. Hoy, con 49 años, y tras libros como 4 Botas –posiblemente su obra maestra, publicada en 2001–, La Casa del muerto o La protectora, es un nombre importante del cómic español contemporáneo. En Ojos que ven se reúnen historietas breves que, por la edad de su autor en la época, podríamos considerar “de formación”, pero que contienen nítido y subyugante el universo de fascinaciones literarias, gráficas y cinematográficas que le caracterizan. El de Keko es un “lenguaje sin domesticar”, en palabras de Micharmut. Un cine mejor que el cine, podríamos añadir, moldeado por el pincel negrísimo de un dibujante que convierte lo referencial en hipnótico.

SPMoscas 37b_

Si Ojos que ven está integrado por trabajos de juventud, Solo para moscas supone un espléndido catálogo de la madurez de su autor, Micharmut. Con tiempo y páginas por delante, hasta más de 270, Micharmut se ha dedicado ni más ni menos que a reinventar las reglas de la disciplina cómic, si bien su propósito quizás era tan humilde y visceral como dar rienda suelta a sus visiones de elaborada geometría. “Yo creo en la historieta pura. Jamás he decorado una página: he narrado en cada trocito que he podido”, explicaba Micharmut en 1991, en declaraciones a la revista El Maquinista. Auténtico furtivo de la historieta española, artista libre como pocos, Micharmut ha encontrado en el blog un formato idóneo para generar un caudal que se ordena en el libro editado por Ponent. Es un privilegio tener en activo a un autor involucrado en batallas estéticas legendarias, en los felices ochenta y noventa, época en que publicó Raya, Marisco y otros libros. “La composición de las páginas, el transcurrir de las viñetas son historieta pura”, escribe Micharmut sobre Keko; como si al comentar la labor de su compañero reincidiera en la definición de la suya propia. En un año de tebeos importantes de autores importante, Solo para moscas es posiblemente el más notable; uno destinado a perdurar, ojalá no furtivamente.

Ojos que ven. Keko. Edicions de Ponent. Alicante, 2012. 96 páginas, 19 euros. Solo para moscas. Micharmut. Edicions de Ponent. Alicante, 2012. 272 páginas, 32 euros

Publicado en BABELIA nº1101. EL PAÍS, 29/12/2012

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s