Babelia, Cómic

Viñetas de memoria histórica

UN LARGO SILENCIO

Francisco Gallardo Sarmiento y Miguel GallardoAstiberri. Bilbao, 2012 / 72 páginas. 15 euros

Se publicó en la década más oscura del cómic español, los noventa. Un largo silencio era un librito breve y furtivo, financiado por dos francotiradores apasionados de la historieta, Paco Camarasa Pina y McDiego. Su autor, Miguel Gallardo, había sido un aguerrido militante del underground barcelonés de los ochenta, creador de Makoki e ideólogo de la línea chunga. De la contracultura a la madurez, Gallardo se estaba reinventando. En 2007 publicó María y yo, un cómic dedicado a su hija autista. Previamente, en los oscuros noventa, sintió la necesidad de ofrecer su arte a su progenitor, el soldado.

Años antes, el norteamericano Art Spiegelman había publicado la primera parte de Maus, una ambiciosa novela gráfica sobre las experiencias de su padre en la Segunda Guerra Mundial, que, en su encarnación final, se extendía hasta casi las trescientas páginas. Spiegelman tituló “Mi padre sangra historia” a ese primer volumen. Humilde y honesto, Miguel Gallardo entendió que su propio padre sangraba también una historia particular, local y dolorida, que merecía la pena convertir en testimonio literario y gráfico. En las páginas de Un largo silencio –actualizadas y ampliadas para esta edición de Astiberri– se utilizan herramientas sencillas y efectivas, palabra y dibujo, para hacer memoria de esa vida hasta los 31 años. “Mi padre fue un héroe”, escribe Gallardo hijo en la primera viñeta.

Francisco Gallardo Sarmiento combatió en la Guerra Civil española en el bando republicano, estuve preso en un campo de concentración y después, durante cuarenta años, nunca habló de aquellas experiencias. Su hijo, Miguel, entendió que había un proyecto creativo potencial cuando, tras la muerte de Franco, el padre empezó un día a recordar en voz alta. Según el dibujante, Gallardo Sarmiento pasó décadas silencioso, pero cuando se puso a hablar, ya no paró. Y él, como creador, tras ese enmudecimiento prolongado, le entregó el regalo de una “voz pequeña”, la suya propia, para exponer su relato. Un largo silencio integra textos de Gallardo Sarmiento con páginas de historieta de Gallardo hijo, creando un collage extraño, fascinante y dolorosamente marcado por la guerra y el sufrimiento.

A pesar de su brevedad, este libro es eso que ahora llamamos una novela gráfica; un tebeo de alto valor artístico y testimonial, más allá de géneros y convencionalismos. En sus páginas, Gallardo padre rememora, cuenta, anota el precio de las cosas cuando entonces, revive el purgatorio. Gallardo artista, por su parte, crea y recrea, hace novela en viñetas. Un largo silencio forma parte de ese corpus, brevísimo pero intenso, de tebeos españoles que contribuyen a la memoria histórica, como Paracuellos o 36-39. Malos tiempos, de Carlos Giménez; y es inspiración directa de El arte de volar, una novela gráfica esencial del último lustro.

———–

En abril de 2012 he empezado a colaborar como crítico de cómic en Babelia, suplemento cultural de El País, en sustitución y por recomendación de mi amigo Álvaro Pons. Este fue mi primer artículo, publicado en el número 1.066 (28/04/12).

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s