Cómic

Cómic en RDL 2010

DUELO DE CARACOLES
Sonia Pulido y Pere Joan

Sinsentido

Sonia Pulido es una dibujante que no se olvida de ser ilustradora incluso cuando es historietista. Esto, que no tiene por qué ser negativo, ha marcado de forma significativa sus dos novelas gráficas. Ocurrió en 2006 con “Puede que esta vez”, y ahora con “Duelo de caracoles”.

Seguramente la tendencia de Pulido a no olvidar la disciplina que practica de forma cotidiana es muy positiva: en según qué rasgos involuntarios de estilo suelen cocerse la personalidad y el ardor de un artista, eso que ahora llamamos identidad.

“Duelo de caracoles” es un festín donde los admiradores de Pulido nos chupamos los dedos. Es tanto un capricho gráfico como un capricho literario. Una contradicción pop que nuestra retro-moderna dibujante resuelve con la habitual brillantez, y donde sorprende la audacia del guión, concebido para su lucimiento. Muy bien por Pere Joan, un señor que ingresa con este libro en ese reducido club de escritores afortunados del que forman parte Javier Marías y Santi Carrillo.

CORTO MALTÉS: LAS CÉLTICAS
Hugo Pratt

Norma Editorial

Leídas “Las Célticas” hoy, sorprende la adhesión al IRA de Corto Maltés. Fue a principios de los setenta cuando Hugo Pratt (1927-1995) produjo estas historias breves, que tienen como nexo común la fascinación por la brumosa Irlanda, y en las que, sin solución de continuidad, Corto encadena aventuras de corte político-militar, folklórico-mítico o bélico. Quizás para un lector contemporáneo ciertas soluciones formales de Pratt parezcan anacrónicas, pero hay un encanto en sus libros que seduce a generaciones consecutivas. Corto Maltés es un marinero con amigos en todos los puertos, un amante del vino que, gracias a a la destreza con los pinceles de su creador, quizás sea también el personaje con el lenguaje corporal más seductor de la historia del cómic.

SÓCRATES EL SEMI-PERRO. EDIPO EN CORINTO
Sfar y Blain

Sinsentido

Antes del estreno de su película sobre Serge Gainsbourg, el travieso Joann Sfar (Niza, 1971) nos entrega el tercer episodio de su particular reinterpretación de los mitos griegos. En cierta forma, ambas obras, tan diferentes, se integran en una misma investigación: la que sobre la identidad del seductor, es decir, del macho, está realizando en su ya extensa obra el joven autor francés. “Sócrates el semi-perro” contiene lo mejor de Sfar: el vacile de sus diálogos y su chispa para diseñar situaciones desmadradas y efectivas. También la felicidad gráfica del trazo vivo y tierno de Christophe Blain. Con la participación estelar de Heracles y el bebé Edipo, este cómic demuestra que la mitología, además de metafórica, puede ser hilarante y cotidiana.

CUATRO OJOS
Sascha Hommer

Sinsentido

Sin rabia y sin acritud, Sascha Hommer (Alemania, 1979) nos cuenta en “Cuatro ojos” su juventud monótona: que si los porretes, que si los tripis, que si la colgada de la novia. Si este tebeo nos hubiera llegado hace quince años desde Seattle o Nueva York, pongamos, habríamos dado saltos de alegría. Hoy, con el escenario actual del cómic, asumimos como normal que las novelas gráficas indies se produzcan en Alemania. No hay sobresaltos al leer “Cuatro ojos”, un libro muy accesible, que con su narrativa sencilla nos ilustra sobre el vacío vital de la generación posterior a la generación X. Hommer no toca hueso ni se revuelca en el barro: solo expone una leve desazón. Si naciste a finales de los 70 y te amuerma la sociedad del bienestar, éste es tu tebeo.

CASTILLO DE ARENA
Frederik Peeters y Pierre Oscar Lévy

Astiberri

Lo reconoce el talentoso Frederik Peeters (Ginebra, 1974) en la solapa de “Castillo de arena”: “Siento a menudo la necesidad de golpear a mis personajes, de castigarlos, de humillarlos”. Le falta ternura y le sobra crueldad, pero el muy literario argumento de este tebeo recuerda a Bioy Casares o Cortázar. “Un relato de Bradbury con un toque social y un lado oscuro”, lo describe su dibujante. Realismo mágico pertinente, “Castillo de arena” describe los avatares de un grupo de personas corrientes en un situación extrema: las horas son años y el fin se acerca. Peeters y Lévy experimentan con los límites de la condición humana y los resultados son de manual: a la mínima salta la pulsión copuladora; por no hablar de ese celulítico racismo de la vieja Europa, tan de moda ahora mismo.

SARÀ SERVITO
Laura y Felipe Hernández Cav
a
Edicions de Ponent

Tras la serie de viñetas eróticas que nos ofreció en un periódico nacional este verano, la ilustradora Laura Pérez Vernetti (Barcelona, 1958) vuelve a desnudar los blancos sexos de sus pícaras ninfas y sus erectos machos en “Sarà Servito”. Los cómics de Laura constituyen un referente del erotismo de calidad desde hace 30 años, y “Sarà Servito” es el nuevo traje a medida que el maestro de guionistas Felipe Hernández Cava (Madrid, 1953) le ha entregado en bandeja. Ambientada en una Venecia mítica de carnaval y orgía, esta novela gráfica cuenta la historia de la artista/cortesana Marina, quien de día pinta delicados paisajes y de noche recorre en una góndola furtiva los canales como prostituta enmascarada. De nuevo, en las páginas de Laura, la pornografía es un ensoñación de elegante geometría inquietante.

Publicados durante 2010 en ROCKDELUX

Anuncios
Estándar
Cómic, Cine

Tamara Drewe

TAMARA DREWE
Posy Simmonds

Sinsentido

El nuevo libro de Posy Simmonds (Berkshire, 1945) reitera el interés formal que ya despertó su premiado Gemma Bovery. En las páginas de Tamara Drewe conviven la literatura y el cómic, el texto y la secuencia de viñetas, y el resultado es algo que parece una novela ilustrada pero que, sin duda, es una novela gráfica. Se requiere un gran talento visual para guiar el ojo del lector por la página entre párrafos y dibujos, y que la lectura resulte tan fluida. Además de sobre la joven Tamara y su vanidad seductora, este cómic trata sobre la convivencia entre artistas, sobre la angustia con que algunos de ellos viven su creatividad y hasta sobre los devaneos adúlteros masculinos. Un muy británico retrato de ciertos personajes contemporáneos que conviven en la campiña inglesa.

TAMARA DREWE
Dirigida por Stephen Frears

Con Gemma Artenton, Roger Allam y Bill Camp

En origen, Tamara Drewe fue una serie de cómic que la dibujante Posy Simmonds publicó regularmente, a razón de una página semanal, en el rotativo británico “The Guardian”. Con un muy elaborado concepto de la narrativa secuencial, y amparada por el formato amplio de la página de periódico, Simmons jugaba a integrar secuencias de viñetas y textos literarios con un enfoque muy personal e innovador.

Por supuesto, en la adaptación cinematográfica, ese cómic formalmente brillante que se rompe y recompone en cada página ha quedado reducido a su pura excusa argumental. Y es una pena.

La película de Stephen Frears reproduce muy bien, y de hecho muy fielmente, algunos de los temas previamente abordados por Simmonds: la vanidad voluble de las chicas guapas, las quimeras seductoras de ciertos machos maduros o el ambiente de la campiña inglesa. Pero fracasa al abordar el otro gran tema de la novela gráfica original: la exploración sobre la escritura y sobre la angustia de la creación literaria.

Si ya el cómic convenía saborearlo a tragos cortos, la película expone un desajuste entre secuencias cómicas y dramáticas que, muy especialmente, puede desconcertar bastante al espectador.

Publicados en ROCKDELUX

Estándar