Cine

El libro de Eli / Fama

El LIBRO DE ELI
Dirigida por Albert y Allen Hughes
Con Denzel Washington, Gary Oldman y Mila Kunis

Artefacto de envoltorio esteticista y vocación evangelizadora, “El libro de Eli” es tanto una reactualización del western apocalíptico tipo “Mad Max” –que tanta tradición ha tenido en el cómic, con ejemplos como el “Jeremiah” de Hermann- como un revelador, inesperado y convincente tratado sobre la santidad. Hay una contradicción esencial en esta película: su violencia palomitera entra en conflicto con su mensaje religioso. Disfrazada de espectáculo de patadas y balas para el público de las multisalas, la película es, sobre todo, una reivindicación del vigor de las creencias religiosas, ya que postula la necesidad de la palabra de Dios para moldear y redefinir un mundo arrasado. Un mundo, el de Eli, que podría ser metáfora del nuestro. Casi no chirría el persuasivo diseño del personaje de Denzel Washington, uno de los santos más puros que hemos visto en pantalla, quien también maneja como nadie el machete mutilador cuando apremia la necesidad de autodefensa. A pesar de todo, el discurso no es una traba en “El libro de Eli”: sorprendentemente, su honestidad de sentida parábola seduce incluso al espectador no creyente.

————————————————————————————————————————–

FAMA
Dirigida por Kevin Tancharoen

Con Kay Panabaker, Naturi Naughton y Kherintong

Han pasado treinta años y la nueva “Fama”, como el café de los Starbucks, transmite el artificio de la marca, la impostura de la franquicia. A pesar de su esteticismo, en la original, que Alan Parker estrenó a principios de los 80, había algo que sería exagerado definir como underground o contracultural, pero que transmitía una veraz autenticidad callejera. Estos chavales de 2009 tienen todos los dientes bien puestos y, efectivamente, son muy especiales, pero hay algo que no suena verdadero en su vida de superación y sacrificio en el Nueva York post-Strokes. Brillante en lo formal, la película está claramente concebida para espectadores de las nuevas generaciones que no vieron el primer largometraje ni la serie posterior. Mantiene todas las claves que definieron a su predecesora: la ambición coral, el trenzado de historias donde cohabitan chavales que triunfan y que fracasan y, por supuesto, la calidad emocional de sus numerosas secuencias musicales. ¿Qué lleva a un artefacto cultural a generar versiones sucesivas, y hasta apócrifas, de ficción o de telerrealidad? En el caso de Fama parece ser la fascinación que desprenden los seres especiales, retratados en esa edad donde todo es futuro.

Publicados en ROCK DE LUX

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s