Cómic

Paco Roca

pic_calles_55

LAS CALLES DE ARENA
Astiberri

Esta acumulación de metáforas que es “Las calles de arena” llega en el momento más adecuado a la carrera de Paco Roca, en parte, para qué negarlo, por sus aparentes diferencias con “Arrugas”. Aunque la ternura y la lucidez de aquella comedia desesperanzada son también las de este manifiesto surrealista. En este libro, Roca inventa historias a partir de neurosis propias y cercanas. “Las calles de arena” está repleto de personajes que son símbolos, que encarnan y resuelven en el ámbito de la ficción fantástica esos comportamientos enquistados y paralizantes. La pulcritud formal, la fluidez narrativa y la belleza conceptual demuestran que estamos ante la mejor obra de un autor que, empeñado en sumergirse en referentes literarios, ha generado un Kafka tan dulce que parece un Cortázar.

Publicado en ROCKDELUX nº 274

Av-1

EMOTIONAL WORLD TOUR
En colaboración con Miguel Gallardo
Astiberri

Leyendo “Emotional World Tour”, uno diría que Miguel Gallardo y Paco Roca han compartido, sobre todo, el estupor ante sus éxitos simultáneos. Tanto “Arrugas” como “María y yo” parecían libros urgentes, historias que ellos necesitaban contar, y es comprensible su confusión ante las sucesivas reimpresiones y, sobre todo, ante los eslóganes trascendentes del periodismo. Paco y Gallardo se encogen de hombros ante el cómic social e incluso ante la novela gráfica; se diría que sus motivos eran más íntimos y vehementes: hablar con ternura y cercanía, respectivamente, sobre la vejez y sobre el autismo. Sus diarios cruzados desdramatizan con mucho humor y mucha sensatez sus perplejidades convergentes. Pero “Emotional World Tour” es más que una acumulación de anécdotas: es la fotografía veraz de un momento, el actual, estimulante para la historieta en este país, a pesar de algunas etiquetas grandilocuentes y a pesar de la brasa de cierto público que asiste a mesas redondas. Gallardo y Roca no lo han realizado para demostrar lo majetes que son, sino para interiozar lo vivido antes de seguir adelante.

Publicado en EL MANGLAR nº 10

Estándar
Diseño

Blown Fabric by Nendo

Sin color, pero con mucho significado. Los objetos diseñados por Oki Sato y su equipo recuerdan a cosas que se intuyen pero no existen. En este caso, setas mágicas de formas únicas, luz interna y apariencia esquiva.

squ-blown-fabric-by-nendo-b

Blow Fabric es su nombre. Y la Tokyo Fiber 09 de Milán el escenario donde se presentó. Es la nueva línea conceptual de iluminación de Nendo, el estudio de Tokio que, de nuevo, ha sabido intoxicar de interpretaciones un producto cotidiano. El hallazgo se ha producido gracias a una nueva tecnología de fibras sintéticas que, sabiamente, Oki Sato ha sabido cruzar con una referencia del pasado. El tejido es un poliéster no tejido llamado smash. Y la tradición que evoca, la de las antiguas lámparas japonesas de papel chochin. “Nos dimos cuenta de que las propiedades particulares del smash nos permitiría moldearlo como el cristal, en una lámpara de una pieza sin costuras”. Ese proceso de tratamiento del smash conlleva una característica muy satisfactoria para los responsables de Nendo: las piezas resultantes tienen formas únicas, infinitas pequeñas imperfecciones que les conceden personalidad propia y que pueden interpretarse como “un lejano llanto por las formas estandarizadas de la producción industrial masiva”. Son hongos que actúan como metáforas de las mutaciones de los virus y las bacterias que, debido al calentamiento del smash, están equipados internamente con LEDs de baja temperatura.

Publicado en PASAJES DISEÑO nº 13

Estándar
Cómic, Cine

X-Men Orígenes: Lobezno

Dir. Gavin Hood
Con Hugh Jackman, Liev Schreiber y Danny Huston

Durante muchos años el gran atractivo de Lobezno en los cómics fue su condición de personaje sin pasado, una seductora característica que la Marvel traicionó con varias miniseries muy rentables, estableciendo una cronología que apenas lo mejora y que esta película transcribe con buena letra. Anotemos la paradoja: éste es el origen de un personaje que fascinaba por no tener origen. De nuevo Hugh Jackman, a pesar de su elevada estatura, le otorga la dinamita justa a un diseño que en los tebeos parece concebido para Harvey Keitel: bajito, corpulento, viejuno y cabreado. La convencional narrativa de Gavin Hood elude ciertas reflexiones que podrían enriquecer una película que no pasa de artefacto cargado de adrenalina: las metáforas sobre la crueldad de la evolución y, en el caso de Lobezno, sobre el hombre como bestia, parecen subordinadas a la bola de fuego. Parte de la seducción de “X-Men Orígenes: Lobezno” es su carácter de episodio. Y aunque hay cierta autenticidad cinematográfica en segmentos como el de los soldados superpoderosos o la batalla con Gambito, de nuevo la perla audiovisual de este film es la original y ralentizada secuencia inicial de créditos.

Publicado en ROCKDELUX nº274

Estándar